29/04/2019

Autor del mes: H.G. Wells

H. G. Wells

Mi afición por el cine desde temprana edad y mi predilección por el género por el que nuestro autor es más conocido, hicieron que una parte importante de sus libros los conociera en primer lugar a través de las imágenes. Películas, ahora clásicas, como “El tiempo en sus manos” (1960) o “La guerra de los mundos” (1953) fueron mis favoritas y lo siguen siendo a pesar de los años pasados y de las versiones actualizadas que no siempre hacen justicia.  Y si a estas alturas no sabéis el nombre del autor de este mes… no tenéis perdón. Así que voy a contaros unas cuantas cosas de H.G. Wells.

H.G.Wells

Herbert George Wells o H.G Wells, como habéis adivinado, nace un mes de septiembre de 1866 en el municipio londinense de Bromley, en el seno de una familia de clase media baja cuya situación económica no resultaba muy boyante.

H.G. WellsLo primero que quiero destacar antes de entrar en otros datos biográficos es el temprano motivo que propició que nuestro autor se dedicara a esto de las letras. Cuando tan solo contaba ocho años, H.G.Wells sufrió un pequeño accidente que lo mantuvo en cama con una pierna rota durante algunos meses. Su padre, aprovechó para traerle de la biblioteca municipal libros con que matar el tiempo y Wells le cogió gusto a aquello de la lectura tomando una decisión que marcaría su futuro. Decidió que él escribiría historias y para eso, hay que ser escritor.

Pero volvamos a la triste y cruda realidad. H.G Wells comienza a trabajar muy joven, la situación económica y un accidente que deja a su padre en el paro hace que tanto él como sus hermanos tengan que ganar el sustento de la familia. En 1883 entra como alumno en la escuela de gramática “Midhurst” y un año después consigue una beca para estudiar biología en el “Royal College of Science” de Londres, teniendo como profesor a Thomas E. Huxley, lo que no mejoró su situación ya que como el mismo reconoce “pasó hambre”. Esta orientación hacia una educación no humanista y si científica, propiciaría su desbordada imaginación hacía esta vertiente literaria.

Tras suspender geología, pierde la beca y por lo tanto los ingresos que recibía. Marchó a vivir con su prima donde conoció a la que sería su esposa, Rebecca West, escritora y feminista, con la que estuvo casado  diez años y dio como fruto un hijo nacido en 1914, un año después de su boda. En matrimonio posterior tendría tres hijos más.  H.G.Wells contraería poco después tuberculosis, motivo por el cual dejaría su trabajo para dedicar de pleno al oficio de escritor sumando más de cien obras escritas hasta el momento de muerte. En septiembre de 1946 nos dejó cuando contaba ochenta años de edad.

Aquí os dejo un enlace de un pequeño reportaje donde podréis conocer un poco más a nuestro autor de este mes, H.G. Wells e incluso oírlo y verlo.

H.G. Wells: su obra

Cuando uno oye su nombre, lo primero que le viene a la cabeza es “ese es el autor de la guerra de los mundos” y lo es, pero aunque a H.G. Wells se le conoce por su obra dedicada al género de ciencia ficción, fue mucho más. Wells escribe novelas de otros géneros, relato corto, ensayo, biografías y hasta sátiras pero todo ello con un hilo común: la crítica social. Algunos estudiosos dividen el conjunto de su obra en tres etapas: la de novela científica, la familiar y la sociológica.

H.G. WellsSe le cita como padre de la ciencia ficción junto con autores tan famosos en el género como Julio Verne y Hugo Gernsback. Y tienen razón pues al igual que estos fue capaz de profetizar artilugios fuera de su época tan normales ahora como lo son la gran influencia de los aviones, los viajes espaciales, los tanques e incluso algo parecido a internet, por no hablar de la ingeniería biológica. Esperemos que su visión de las invasiones alienígenas no termine cumpliéndose.

Aunque comienza con obras orientadas al género por el que se le conoce, H.G. Wells evoluciona y va centrándose cada vez más en temas que tienen mucho que ver con la política, la crítica social y eminentemente didácticas dejando de lado la ciencia ficción que tanta fama le ha dado. Así podemos encontrar dentro de sus primeras novelas algunas que, como he dicho al principio, nos marcan  a muchos y dejan huella en escritores posteriores, como “La máquina del tiempo” (1895) su primera novela. De esta diremos que ve por primera vez la luz en la revista “The Science School Journal” con el título  “The Chronic Argonauts” que fue un éxito inmediato; “El hombre invisible” (1897) o “La Guerra de los Mundos” (1898) por nombras algunas de las más famosas.

Obras y crítica social

Siempre que uno escribe, parece que deja cierta impronta personal en sus escritos. Para H.G. Wells fue algo más que una impronta personal. Sus estudiosos lo reconocen como una persona con convicciones de izquierda desde su juventud, de hecho, su primera novela “La máquina del tiempo” escrita en 1895 cuando la época victoriana comienza a dar sus últimos coletazos, crítica fuertemente la diferencia de clases sociales.

Pero no sólo se preocupó de la política, en alguna de sus obras “La isla del Dr. Moreau” (1896) y “El hombre invisible” (1897) deja fluir su preocupación por la ciencia y la falta de ética social de algunos científicos. Incluso en “La guerra de los mundos” (1898) deja entrever su forma de ver los resultados de la colonización y el imperialismo británico.

Enumerar todas sus obras sería largo, pero sin duda decir que en todas aplica una visión bastante pesimista de la crueldad del hombre y el resultado de esta en la sociedad no lo es.

H.G. Wells y el cine

Si recordáis las primeras líneas de este escrito, habréis adivinado que el cine forma una parte importante en mi devenir diario y no mencionar las adaptaciones de este autor sería imperdonable.

H.G. WellsPrácticamente todos sus primeros libros han sido llevados al cine con mejor o peor resultado. “La máquina del tiempo” fue adaptado por primera vez al cine en 1960 con el título de “El tiempo en sus manos“. Aún me sigue encandilando su cuidada estética y sus efectos especiales rudimentarios. Su quinta novela “El hombre invisible“ fue llevada al cine  en 1933 siendo una de las adaptaciones más fieles a la novela de todas las realizadas, Wells contribuyó con el guión.

La tercera de sus obras “La isla del Dr. Moreau” fue adaptada al cine con el título de “La isla de las almas solas” un año antes, 1932, y protagonizada por Sir Charles Laughton y el gran Bela Lugosi con una crudeza tal que la conmoción de su visionado hizo que fuera prohibida durante veinte años.

Y voy a terminar con mi favorita “La guerra de los mundos”. Aquí mi corazón se divide entre la clásica e inocente de 1953 y la estrenada en 2005 y dirigida por Steven Spielberg. Aún recuerdo el desasosiego que me  ocasionó cuándo la vi en el cine. Ahh… se me olvidaba. Aunque no es una adaptación de la novela, sí me encantó la adaptación al cine de un hecho real acaecido en EEUU cuándo en 1938 se emitía a través de la radio por el gran Orson Wells una  narración de la novela con tal realismo que, aunque fueron avisados de que se trataba de una locución radiofónica, un gran número de los doce millones de oyentes entraron en pánico al empezar a escuchar al gran Orson Wells sin haber oído el aviso previo.

Y con esto termino con uno de los creadores del género de ciencia ficción más famoso, cuya obra ha recibido reconocimiento pero no premios, aunque él forme parte del salón de la fama de la ciencia ficción. Las malas lenguas dicen que su prosa no era de las mejores, pero los temas tratados… sí.

Sed buenos y leed mucho.



Avatar
Acerca del autor:

Jesús Coronado nace un mes de octubre de 1961. Los libros caen en sus manos muy pronto por culpa de su madre, aunque en esto de escribir tarda algo más, unos cuarenta años. Asesor fiscal de profesión, utiliza la poesía y el relato negro para distraer su mente de los números y leyes que forman parte de su devenir diario. Le gusta leer todo tipo de géneros literarios, aunque siente predilección por la fantasía y la ciencia ficción. Algunos de sus escritos se encuentran en un pequeño blog que quisiera frecuentar más.

info@cajadeletras.es