Jesús Coronado

Autor del mes: Ana María Matute

Autor del Mes

Ana María Matute Ausejo nace en Barcelona un 26 de julio de 1926 (según ella en 1925 como dice en la entrevista que El País publica en  2010*)    en el entorno de una familia perteneciente a la pequeña burguesía de la ciudad, de tintes conservadores y religiosos. De hecho parte de su educación transcurre en un colegio religioso en Madrid, estudiando con posterioridad música y pintura.

A los cuatro años una infección de riñón casi acaba con ella, escribiendo e ilustrando un año más tarde su primer cuento. A los ocho y, tras otra grave enfermedad, la envían a Mansilla de la Sierra en Logroño para que se recupere en casa de sus abuelos. De esta época Matute dice que la marcó profundamente para el resto de sus días.

Ocho días después de su décimo cumpleaños, comienza la Guerra Civil Española. Para Matute, el conflicto bélico es una honda cicatriz en su vida que marca a fuego su narrativa. Dicen que la violencia, el odio, la muerte y la miseria que sobreviene tras la guerra le roba la juventud.

Ana María Matute se casa por primera vez en 1952 con el escritor Ramón Eugenio de Goicoechea con el que tiene a su único hijo y del que se separa en 1963. El hecho de no obtener la custodia y no poder ver a su hijo con regularidad, le provoca problemas emocionales que se suman a los que ya arrastra como consecuencia de los acontecimientos vividos durante la Guerra Civil.

Años después, el amor llega a su vida de la mano del empresario francés Julio Brocard que fallece en 1990 precisamente el día de su cumpleaños el 26 de julio, lo que la sume hondamente en una depresión que ya venía sufriendo desde hacía algún tiempo.

Además de ser la tercera mujer que ocupó un asiento en la Real Academia Española Matute era profesora universitaria y una gran conferenciante, sobre todo en EEUU, donde la universidad de Boston ha instituido la Colección Ana María Matute a la que la escritora cede manuscritos y otros documentos.  Es destacable que en sus discursos hablara de los beneficios de los cambios emocionales del ser humano y de que la niñez nunca se pierde. Matute decía que aunque su cuerpo fuera viejo, su corazón todavía era joven.

Ana María Matute fallece un 25 de junio de 2014 a los 88 años tras una vida marcada por un trabajo literario de éxito y una obra llena de lirismo y realismo social.

Su obra

Matute está considerada como una escritora de estilo realista y una de las mejores novelistas de la posguerra española. La enajenación, la hipocresía, la desmoralización y la malicia están presentes en casi todas sus obras así como la Guerra Civil y una sociedad dominada por el materialismo y el egoísmo. El género fantástico y sobre todo el infantil, forman parte importante de su obra, recibiendo múltiples premios por este estilo literario.

Su primera novela, “Pequeño teatro”,  la escribe a los diecisiete años recibiendo 3.000 Pesetas de la editorial Destino, aunque la obra no verá la luz hasta ocho años después.

En 1949 su obra “Luciérnagas” queda semifinalista del Premio Nadal, pero la censura de época impide su publicación. Nadar en un mundo dominado por los hombres es complicado, y esta es una muestra más de la lucha constante que Matute sostuvo durante gran parte de su vida en un mundo dominado por el machismo. Es en 1993 cuando recupera la versión original y termina siendo publicada.

Premios

Su obra literaria es muy extensa, siendo reconocida por numerosos premios. En 1947 recibe su primera mención en el Premio Nadal por su obra “Los Abel” y tan solo por mencionar algunos de los más importantes recibe el Planeta en 1954 por “Pequeño teatro”; El Nadal en 1959 por Primera Memoria; el Premio Nacional de las Letras Española en 2007 por el conjunto de su obra y El Cervantes en 2010. Teniendo el honor de ser finalista en el Príncipe de Asturias de las Letras en el 2010.

Incluso estuvo nominada al Premio Nobel en 1976.

 Aquí os dejo el enlace de un interesante reportaje que TVE le hizo a Ana María Matute “La niña de los cabellos blancos”.Y hasta aquí estas pequeñas letras para conocer un poco más a esta brillante mujer que nos dejó frases tan memorables como esta, una que me inspira cada día. Sobre todo en los tiempos que corren.“El mundo hay que fabricárselo uno mismo, hay que crear peldaños que te suban, que te saquen del pozo. Hay que inventar la vida porque acaba siendo verdad”.Sed buenos y leed mucho.     

Jesús Coronado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Logotipo Escuela Caja de Letras

Colaboramos con:

Colaboramos con Cursiva

Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

    Logotipo Escuela Caja de Letras

    Col·laborem amb:

    Colaboramos con Cursiva

    Subscriu-te a la nostra Newsletter!

    Pots rebre informació sobre les nostres activitats i cursos!

      Posa't en contacte amb nosaltres!

      C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
      info@cajadeletras.es

      Informació:

      © 2023 Caja de Letras

      Ir al contenido