22/01/2020

Cómo conseguir que una historia sea original

Cómo conseguir que una historia sea original

Creo en los siete años que llevo dando clases de narrativa la cuestión de cómo conseguir que una historia sea original es la que más se repite. Sin duda una de las que cosas que más preocupa a la escritores es ser originales. Todos queremos tener esa idea que nadie más ha tenido antes y dejar a los lectores fascinados con su inventiva. Un escritor debe tener imaginación, debe ser capaz de crear cosas únicas. Y esta no es una obsesión que solo tengan los autores noveles, todos los que nos ponemos frente un folio en blanco estamos preocupados por escribir una historia única, nuestra historia.

Es una de las grandes luchas de los autores, nuestra gran aspiración. Y sin embargo yo siempre suelo decirles a mis alumnos que cualquier idea o historia que estén pensando, por futurista o extraña que les pueda parecer ya la escribió un griego hace 2000 años (o puede que más) ¿Entonces la originalidad es imposible? No. Yo no he dicho eso.

La originalidad no solo reside en la historia.

Algo que debemos tener muy claro es que no solo se trata de contar una buena historia, se trata de cómo narras esa historia. La novela de Úrsula K Le Guin “Lavinia”es un reteling del mito de Eneas. Le Guin nos cuenta la historia de cómo el héroe de Troya llega al Lacio para fundar Roma. No lo hace desde el punto de vista de Eneas, sino del de la mujer que se casará con él. La Eneida es una historia de sobra conocida, pero el giro es interesante, muestra algo que no aparece en el mito original: el papel de las mujeres. Lavinia es inteligente y valiente, decide seguir el camino que le parece más sensato. Para hacerlo desafía la voluntad de sus padres, los reyes del Lacio.

El retelling puede darnos una pequeña clave.

El valor de esta obra no se basa solo en esta nueva visión de la autora, también en una preciosa voz narrativa, muy poética y trabajada. Y en los conocimientos que tiene sobre la historia etrusca, un periodo bastante desconocido que Le Guin se esfuerza en reconstruir de un modo convincente sin caer en el falso historicismo.

No estamos simplemente ante una “versión feminista” de la Eneida como he leído en alguna reseña. Es un nuevo punto de vista, y ese es uno de los grandes valores de la obra.  También lo es su enorme calidad literaria y el esfuerzo que hizo Le Guin por mostrar un periodo histórico tan complejo. Evidentemente ella pone algunas cosas de su propia cosecha, como el fantasma del poeta Ovidio.

Nadie puede negar que “Lavinia” no es una historia original, es un mito sobre el que se ha escrito muchísimo y aun así la autora consiguió un modo único de volver a contar esta misma historia. Y ganó un premio Locus por ello.

No se trata de contar una historia que no haya escuchado nunca nadie, eso es muy complicado. Se trata de hacerlo de un modo que la haga parecer nueva. Como autores debemos adueñarnos de la historia, hacerla nuestra. La originalidad no está en la historia, está en el modo en el que decides contarla.

 Cómo conseguir que una historia sea original: preocuparse de cómo contarlo.

Cuando un autor se preocupa mucho por el tema que está contando a veces olvida que el punto fuerte no es qué se cuenta. También influye mucho el cómo se hace. Lo que añade el propio autor para hacerla completamente suya. Hay miles de historias de vampiros, de hecho, se podría decir que es prácticamente imposible hacer nada nuevo con un arquetipo tan trillado. Cuando John Ajvide Lindqvist escribió “Déjame entrar” ya conocía todos estos problemas y sin embargo decidió escribir su propia historia de vampiros. La idea de la amistad de un vampiro con un humano tampoco es nueva, ni siquiera cuando estos son niños.

Añadir el tema del acoso escolar fue un acierto, aunque tampoco era especialmente original, lo era el modo de contar el desarrollo de los acontecimientos y cómo se van convirtiendo Eli y Oskar en amigos. Son dos personajes muy poderosos, es que la historia tiene un ritmo narrativo muy hábil que anima a seguir leyendo. Incluso cuando llegas a un punto en el que puedes intuir cuál va a ser el final, no es lo importante. Quieres recorrer ese camino y descubrir el desarrollo.

Muchas veces no se trata de que la idea base sea o no original, sino de lo que puede añadir el autor para hacerla suya. Su visión de la historia, el modo en el que decide contarla el tratamiento que les da a los personajes. No se busca tanto “esa historia que nadie había contado antes” sino “ese modo único de hacerlo”.

Avatar
Acerca del autor:

Concepción Perea Gómez es licenciada en humanidades y tiene un máster en creación literaria. Es escritora, lleva cinco años impartiendo clases de narrativa y forma parte de la organización del Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas. Es la autora de "La corte de los Espejos" (Fantascy, 2013), "El misterio de la Caja Bethel" (Fantascy 2014) y "La última primavera" (Runas, Alianza Editorial 2017).

info@cajadeletras.es
1