11/12/2019

Cómo empezar a escribir: Todo lo que necesitas saber

cómo empezar a escribir

Sentarse a escribir parece fácil. Te sientas y escribes, simplemente. Y, si sabes lo que haces, muchas veces es así de sencillo. Otras… Bueno, en otras ocasiones la cosa puede complicarse un poco. Por eso hoy vamos a hacer un repaso de todo lo que necesitas saber sobre cómo empezar a escribir.

La premisa

Todo empieza siempre con una idea. La semilla de una escena, de un personaje o de una situación. «¿Qué pasaría si…?». Es lo que se llama la premisa de nuestra historia. El pequeño disparador que va a poner el proceso creativo en marcha. Y como cualquier semilla, la premisa con la que vamos a empezar a trabajar necesita bastante amor y cuidado para germinar.

Ese es un error común de los autores noveles (y no tanto), creer que con una buena premisa ya tienen todo el trabajo hecho. Pero no es cierto. Pasar de una premisa a un relato o una novela requiere tiempo y esfuerzo. La premisa nos da solo una posición inicial desde la que empezar a trabajar.

Si le preguntas a alguien «¿de qué va una historia?» lo más normal es que su primera frase coincida con la premisa. Aunque sea un buen argumento de venta y sirva para llamar la atención del lector, la premisa por sí misma no logrará atraparle. Ese trabajo recae en el conflicto.

El conflicto

El conflicto es el lugar donde se encuentra el interés de nuestra historia. A diferencia de la premisa, que es una pregunta general, el conflicto presenta al lector una pregunta directamente relacionada con la historia, los personajes y el mundo. Para expresarlo de una manera sencilla podríamos decir que el conflicto es la premisa aplicada al mundo de nuestra historia.

Pongamos un ejemplo: Podríamos decir que la premisa de juego de tronos es, ¿qué pasaría en un reino compuesto de familias nobles rivales desaparece la figura que las mantiene unidas? El conflicto es, ¿quién terminará en el trono de hierro?

El conflicto mueve la historia adelante, empuja a los personajes a actuar y atrapa al lector para que siga leyendo porque quiere saber cómo se resolverá. Una historia es tan buena como el conflicto que desarrolla. Si el conflicto no es interesante, la obra tampoco lo será.

Los personajes

Los personajes son cruciales para toda historia. A través de ellos el lector experimentará todo lo que le contaremos. Son la puerta de entrada a nuestro mundo. Y son, además, las entidades activas con las que jugaremos. Les pasarán cosas, es cierto, pero también responderán a los eventos que planteemos, al conflicto que se desarrollará a su alrededor y, por supuesto, tendrán su propia manera de ver el mundo y sus propios deseos y obsesiones.

Para empezar a escribir necesitamos un protagonista, un personaje que quiera algo en el mundo y que el conflicto le impida, directa o indirectamente, obtenerlo.

¿Y cómo empezar a escribir?

Cada autor tiene su pequeño ritual para escribir. Algunos se hacen una taza de café y se sientan en el ordenador de su despacho. Otros cogen una bandeja de patatas. Otros bloquean las redes sociales y se ponen su mejor lista de reproducción. Escoge los útiles que te permitan escribir con comodidad, busca un lugar que te transmita tranquilidad y, para terminar, crea una rutina de escribir. Y entonces, simplemente, escribe.

No te preocupes, la primera frase que escribas no tiene que ser perfecta. Quizás la primera escena que desarrolles con la premisa, el conflicto y un protagonista en mente no sea lo que pensabas. No pasa nada, es parte del proceso. Juega con esos elementos, prueba a dibujar al protagonista de distintas formas, haz los cambios que necesites y ve dejando que la historia vaya creciendo poco a poco.

Ahora la mala noticia; probablemente nada de lo que escribas en esta fase aparezca en la versión final de la historia. No pasa nada. El objetivo de esto es romper el hielo, perderle el miedo a escribir y entrar en la fase más divertida del proceso creativo; la planificación.

¿La planificación es divertida?

Sí, es divertida. La planificación es la etapa donde puedes y debes desatar tu creatividad. Tienes todo un mundo que construir. Personajes con sus historias personales. Un conflicto que tiene antecedentes y que debe desarrollarse de manera interesante. Obstáculos que se interpongan en el camino de tus protagonistas. Lugares donde van a ocurrir las mejores y más memorables escenas. Y, por supuesto, puedes hacer cambios, pensar alternativas, ordenar todos los eventos cruciales tantas veces como quieras hasta que el resultado te satisfaga.

Y con esa planificación ya avanzada, cuando sepas qué quieres contar, entonces, por fin, ya sabes cómo empezar a escribir.

Jordi Noguera
Acerca del autor:

Jordi Noguera (Tarragona, 1981) es licenciado en Psicología. En la actualidad trabaja como profesor y coordinador de alumnos de Caja de Letras y escribe su primera novela. En enero de 2014 ganó el primer premio del concurso de relatos de La Web del Terror, publicado en la antología "Dejen morir antes de Entrar". En noviembre de 2014 ganó una de las tres plazas que habían entrado en concurso para la antología de Ácronos 3. En diciembre de 2014 se anunció que había quedado finalista en el XXVI certamen de ciencia ficción Alberto Magno. En junio de 2015, Carlinga Ediciones publicó Factoría de Autores: Fábrica de Talentos, una antología en la que participó como alumno de Factoría de Autores. En 2016 participó en la antología "Cuentos desde el Otro Lado", editada por Nevsky. 

info@cajadeletras.es