Borja Alonso

Cómo escribir un buen cliffhanger

Recursos Narrativos

¡Muy buenas, humanoides varios! El 2021 lo despedimos con una deliciosa entrada dedicada a la gastroliteratura, y el 2022 lo vamos a inaugurar con unos consejillos sobre cómo escribir un buen cliffhanger.

¿Qué es un buen cliffhanger?

Un buen cliffhanger es una herramienta narrativa que consiste en crear una situación de gran tensión dramática, interrumpirla, y dejarnos con la miel en los labios. Normalmente se hace al acabar un capítulo y es una herencia de las series de televisión. El nombre viene del inglés y significa «colgando del acantilado».

Ale, tras la definición de rigor, ¡veamos qué hace bueno a un cliffhanger!

Mejora el ritmo

Para que una novela funcione, necesitamos atrapar al lector en sus primeras páginas y mantenerlo pegado durante un buen trecho. Quizá luego podamos levantar el pie del acelerador. Bien, pues un buen cliffhanger nos puede ayudar muchísimo con este asunto.

La forma correcta de usar esta herramienta sería acabando un capítulo con alguna revelación inesperada o cambio en el paradigma; cortar por lo sano, y pasar a otro personaje, punto de vista o escena diferente. De esta forma, aprovecharemos el interés generado por la trama «colgada» para avanzar en otras partes de la historia que puede que no sean tan dramáticas o trepidantes. La idea es ir trenzando los finales de capítulos más intensos con los valles narrativos.

Un buen cliffhanger presenta opciones

Si cortamos el capítulo de forma exageradamente abrupta, el lector puede quedarse con la sensación de que le estamos lanzando un cebo descarado. Lo que en internet sería un clickbait, vaya. Considero más interesante presentarle varias alternativas plausibles y que se interese en descubrir cuál de ellas es la correcta. Aunque luego salgamos por la tangente, lo cual es totalmente válido. Enseguida hablaremos de ello. ¿Quién de los tres jugadores cogerá la pistola que acaban de arrojar sobre la mesa de cartas? ¿Estará cargada? ¿Se atreverán a disparar? ¿Será falsa? ¡Ahh, el misterio!

Añade información

Bien sea revelando elementos de la trama o bien sugiriendo un nuevo obstáculo, un buen cliffhanger puede dar nueva información tanto al personaje, como al lector. O ambos, claro.

En el primer caso, lo que conseguiremos será generar dudas y desarrollar conflictos («Luke, yo soy tu padre»). En el segundo, produciremos una sensación de poder en el lector: «Lo que ellos no sabían, es que la maleta que acababan de robar tenía un explosivo dentro».

Un buen cliffhanger subvierte las expectativas

Es decir: presenta un desenlace inesperado. Por ejemplo, nuestra protagonista, Marisa, recibe una carta unos días después del fallecimiento de su tío. Este peculiar personaje era repudiado por la familia y siempre ha estado envuelto en un halo misterioso. Bien, lo evidente aquí sería hacer el cliffhanger con la llegada de una carta misteriosa. Vale, no está mal. Pero ¿y si cortamos el capítulo al abrir dicha carta, justo después de que se descubra que está firmada por una persona que debería estar muerta? Vale, lo estamos mejorando.

Saltemos un poco en el hipotético futuro de dicha novela.

Teníamos a la protagonista leyendo. Su tío le está explicando que había muchas cosas sobre la familia que ella desconocía, y él se las va a contar todas ahora que está muerto. Para ello, le hace saber que ha dejado otras tres cartas escondidas detrás de… yo qué sé. El cuadro que reposa sobre la chimenea, por ejemplo. En este caso, lo obvio sería que la protagonista fuera a buscarlas y hacer el cliffhanger en el momento en el que le da la vuelta al cuadro y encuentra las susodichas tres cartas. Esto no estaría mal, ojo. Es interesante.

Pero podemos mejorarlo.

¿Y si al darle la vuelta a dicho cuadro, tan solo encontrara dos cartas? Seguramente el lector se sentiría tan sorprendido e intrigado como la propia protagonista. ¿Pero no eran tres cartas? ¿¡Dónde está la otra!? ¿Quién más sabía de este asunto, y por qué se llevó esa en particular? ¡Ahhhhh! Como podemos ver, cambiando un solo detalle acabamos de escribir un buen cliffhanger que le va a volar la cabeza al lector.

¿Qué no es un buen cliffhanger?

De la misma manera, esta herramienta se puede convertir en un arma de doble filo. Hay varios peligros y vicios que debemos sortear si pretendemos escribir un buen cliffhanger.

El gatillazo

Presa de la desesperación, el protagonista corrió directo hacia su habitación, la tiró abajo de una patada… Y jamás pudo imaginar lo que encontraría ahí dentro. Pasamos al siguiente capítulo y, ¡oh, sorpresa!, era su gato lamiéndole las ingles.

No hay casi nada tan decepcionante como generar unas expectativas altísimas y luego resolverlas con alguna chorrada. El ejemplo que he puesto del gato puede parecer exagerado, pero os juro que me he encontrado algunos de ese calibre. Es lo que ocurre cuando se coge el vicio de construir cliffhangers cada vez más pasados de rosca.

El abuso del cliffhanger

Si bien esta herramienta es muy interesante y está en alza, una novela que constantemente esté castigando al lector con un cliffhanger tras otro, y otro, y otro, llegará a sacarlo de la lectura. Lo agotará por completo y producirá una sensación de artificiosidad. Algunos géneros, como la novela negra, soportan más cliffhangers que otros, pero en general jamás recomendaría escribir más de dos capítulos seguidos que acaben en un cliffhanger.

¡Y con esto me despido, jamijos! Espero que hayáis empezado bien el 2022. Aporread el teclado, juntad muchas letras y dadle un buen meneo a la interminable pila de pendientes.

Nos vemos el mes que viene.

Hasta entonces, ¡nos leemos!

Borja Alonso

Borja Alonso Alonso (Remolinos, Zaragoza, 1989) se define como el auténtico fracaso renacentista. Químico, nutricionista, polifriki, cocinero y funcionario. En sus ratos libres escribe en Caja De Letras y Relatosymentiras, y a veces, la gente le lee. Primer premio en Diversidad Literaria (Antología de primavera, 2018), Librería París (Navidad, 2019) y FreakCon de Málaga (Relatos de fantasía, 2020). Autor en las antologías ShowYourRare y #OrgulloZombi. En Julio del 2020 publicó su primera novela corta, «Grumo y Mosquito».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Logotipo Escuela Caja de Letras

Colaboramos con:

Colaboramos con Cursiva

Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

    Logotipo Escuela Caja de Letras

    Col·laborem amb:

    Colaboramos con Cursiva

    Subscriu-te a la nostra Newsletter!

    Pots rebre informació sobre les nostres activitats i cursos!

      Posa't en contacte amb nosaltres!

      C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
      info@cajadeletras.es

      Informació:

      © 2023 Caja de Letras

      Ir al contenido