Carlos Calleja

Conceptos clave de la estructura narrativa

Disección Literaria

¡Hola! Me llamo Carlos Calleja y escribo cosas. Sé que debía escribir, según el mandato de Twitter, sobre cositas curiosas acerca del diseño de los actos, pero la malvada hada del SEO ha dictaminado que era demasiado largo y me han obligado a cortarlo. Así que antes de entrar en los actos, repasaremos antes algunos conceptos clave de la estructura narrativa para una buena planificación. ¡Vamos allá!

El incidente incitador

El primer concepto clave de la estructura narrativa es el incidente incitador. El incidente incitador es aquel hecho que consigue desestabilizar la vida en equilibrio de nuestro protagonista. Recordemos así, de manera somera, que la fuerza que mueve una novela es la resolución de uno (o varios) conflictos. Es por ello que, para ganar la atención del lector, primero debemos presentar al protagonista en un estado de equilibrio, un status quo (no tiene por qué ser bueno) que se verá amenazado o quebrado por el incidente incitador.

En el Señor de los Anillos será, a grandes rasgos, la llegada de Gandalf a Bolsón Cerrado para pedirle a Frodo que abandone su casa y sus dos desayunos.

¿Dónde se coloca el incidente incitador?

Al principio de nuestra escaleta. Como regla general, tras la presentación de la situación normal y de equilibrio del protagonista, acercaremos el incidente incitador tanto como podamos al comienzo de la obra. Es el mecanismo a través del que enganchamos al lector: ¿cómo va a ser capaz un pequeño hobbit de llevar un anillo tan poderoso hasta Rivendel perseguido por esos nueve siniestros jinetes negros?

Robert McKee, en su libro «El Guion» (del cual he extraído este buen puñado de consejos), nos recuerda también que el único motivo para retrasar el incidente incitador será para que el lector conozca de antemano un buen puñado de información del protagonista. El ejemplo que él pone es la película de Rocky, pero si te fijas, Peter Jackson también lo hace al comienzo de las películas a través del muy manejable chapón que suelta Galadriel.

Complicaciones progresivas

¿Y después qué? El siguiente concepto clave de la estructura narrativa son las complicaciones. Después después de incidente incitador llega la fase de complicaciones progresivas, la idea que vertebra la novela desde su comienzo hasta la resolución del clímax final. Ahora que el protagonista necesita algo para restaurar su equilibrio, surge la necesidad de encontrar eso que ha perdido (una espada, la libertad, un amor). A dicha necesidad se la conoce como la búsqueda del objeto del deseo consciente. Frodo, en este caso, tiene que librarse del anillo. Y, al igual que hacemos nosotros en la vida real, nuestros protagonistas tratarán de encontrar la forma más sencilla de recuperar su vida anterior.

—Te lo doy a ti, Gandalf.

Como quiera que el mago se niega en rotundo a tocar siquiera el anillo, Frodo se ve arrastrado a una misión de mayor envergadura: abandonar la comarca y hacer el viaje de su vida. Arranca la segunda complicación para el hobbit.

La idea de las complicaciones progresivas es generar conflictos y enfrentar a los protagonistas a fuerzas antagónicas cada vez mayores. De esa manera, el personaje en cuestión se enfrentará a puntos de no retorno.

Los puntos sin retorno

Una vez que nuestro protagonista emprenda su primera reacción al conflicto que se le ha planteado, las fuerzas antagónicas responderán con un nuevo movimiento.

Briconsejo literario: Para tu fase de planificación, recuerda que durante los dos primeros tercios de la novela, el antagonista es activo y el protagonista es reactivo.

El resultado de esa primera acción suele ser un fracaso (el protagonista no consigue su objeto del deseo) que acrecienta de alguna manera la distancia entre él y su objetivo. Y además, se deberán dar las circunstancias para que no pueda intentarlo de nuevo. A ese momento se le conoce como el abismo, una distancia insalvable que el protagonista, simplemente, no puede deshacer.

Abrir un abismo es decirle al lector que existe un punto de no retorno. Los esfuerzos leves (y otros similares) no funcionarán. Por tanto, se verá obligado a redoblar su empeño y asumir un riesgo mayor. En nuestro ejemplo, cuando Frodo descubre en Rivendel que nadie podrá destruir el Anillo Único y que solo queda tirarlo al Monte del Destino, él acepta ser el portador. La Comarca ha quedado atrás.

La ley del conflicto

Una vez que conocemos cómo llevar en volandas a nuestros lectores hasta el clímax, solo tenemos que introducir unos cuántos conflictos que tracen el arco desde el incidente incitador hasta el momento de la crisis. Sanderson utiliza un truco muy sencillo, que se convierte en el siguiente concepto clave de la estructura narrativa: SPNY (Sí, pero; No y)

●       Sí, pero… El personaje consigue resolver el conflicto, pero una consecuencia negativa se abre ante él.

(Frodo consigue escapar de los jinetes negros en la Cima de los Vientos, pero termina herido por el cuchillo de Morgul).

●       No, y además… El personaje no consigue su objetivo, y además estalla una nueva complicación.

(Frodo no consigue pasar por la puerta de Mordor, y además es conducido de cabeza hacia la guarida de Ella-La-Araña).

Recompensas decrecientes

Con esta manera de crear tensión podremos iterar tantas veces como queramos, teniendo en cuenta siempre otro principio: el de las recompensas decrecientes. Este último concepto clave de la estructura narrativa viene a decirnos que cuantas más veces usemos un recurso, menor será el impacto que creará en el lector. Podemos salvar milagrosamente de la muerte a nuestros personajes, pero si siempre recurrimos al mismo patrón, al final el lector terminará por olerse la tostada y, lo que es peor, aburrirse.

Así que pensad bien cuántos giros de trama queréis incorporar a vuestra escaleta, porque las historias no deben retroceder a acciones de menor magnitud, deben progresar hacia un punto final donde el lector no pueda imaginar “nada más allá” (el punto de crisis). Esta sucesión de abismos cada vez más complicados, en términos de escaleta, será nuestro nudo. Si flojeamos en la creación de mayores abismos, se sacudirá toda la columna vertebral de nuestra historia (los que hayáis visto el anime de Death Note me entenderéis).

Con esto me despido. Como siempre, gracias por llegar hasta aquí. Si tenéis cualquier tipo de duda, consulta o pregunta, aprovechad la sección de comentarios un poco más abajo.

Carlos Calleja

Para los que no me conocéis, me llamo Carlos Calleja. Soy de Madrid, nací en 1980 y esta es mi primera colaboración con Caja de Letras. Espero que no sea la última. La familia me ha acogido de maravilla desde el principio y espero quedarme en ella mucho tiempo. Si tenéis cualquier tipo de duda, consulta o pregunta podéis contactarme en carloscallejaescritor@gmail.com y seguirme en Twitter (@callejaescritor).

1 Comentario

  1. Daniel RodriJara

    Hola mi gente ?
    Si les gusta la lectura o quieren empezar a leer, les comparto esta novela de ficción urbana que los trasladará a una ciudad llena de alcohol, punk y vida nocturna ? (Link en la Descripción ⬇️)

    ?SIN RUMBO Y LUGAR POR LAS CALLES DE LA CIUDAD | #DanielRodriJara

    Tras renunciar a su trabajo en una reconocida agencia creativa, Marco un joven y talentoso publicista, se ve envuelto en la monotonía y los delirios existenciales que le acosan con El Paso del tiempo. Al intentar salir de su zona de confort, nuestro protagonista emprende un viaje introspectivo y de autodescubrimiento, que logrará fundir el mundo onírico y la psicodelia con la oscura e inmisericorde realidad. Una realidad, que al igual que esta novela, no es lo que parece. (LINK ⏬)

    Envió a la puerta de su casa ?

    Estados Unidos
    https://a.co/d/eD3EBv3

    España
    https://www.amazon.es/dp/B0B7QBGRN1#

    Italia
    https://www.amazon.it/SIN-RUMBO-LUGAR-CALLES-CIUDAD/dp/B0B7QBGRN1

    México
    https://a.co/d/fEF53De

    Australia
    https://amzn.asia/d/5cCDfL9

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Logotipo Escuela Caja de Letras

Colaboramos con:

Colaboramos con Cursiva

Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

    Logotipo Escuela Caja de Letras

    Col·laborem amb:

    Colaboramos con Cursiva

    Subscriu-te a la nostra Newsletter!

    Pots rebre informació sobre les nostres activitats i cursos!

      Posa't en contacte amb nosaltres!

      C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
      info@cajadeletras.es

      Informació:

      © 2023 Caja de Letras

      Ir al contenido