Caja de Letras

Cómo crear tensión argumental

Estructura Narrativa | Trucos de escritor

La tensión argumental

La literatura también puede transmitir sentimiento prestando atención a su argumento. Recordemos que el argumento era la relación que tenían los diferentes hechos que se iban desarrollando entre sí, el motivo por el que se desarrollaba la trama principal de nuestra historia. Toda obra literaria contiene algún aspecto argumental que nos mantiene en vilo a lo largo de la lectura. Es esa inquietud que, por pequeña que sea, capta nuestra curiosidad y nos alienta a seguir leyendo. Es lo que se llama Tensión Argumental.

La mayoría de thrillers modernos vuelcan toda su carga emocional en el argumento. El lector siente una necesidad acuciante de descubrir al asesino al final de la obra. Escribir una obra centrada en el argumento trepidante es una forma efectiva de crear sensaciones vibrantes en el lector, aunque no siempre dejen una impronta emocional duradera ni perduran en el tiempo.

Modos de crear tensión argumental

Podemos jugar con la tensión argumental de mil modos. Por ejemplo, en Crónica de una Muerte Anunciada, la tensión no está en descubrir qué va a pasar; ya sabemos que alguien va a morir. Y sabemos desde el principio quién va a morir. La tensión la consigue García Márquez jugando con los acontecimientos, haciendo que todo vaya girando a una velocidad cada vez mayor a medida que se acerca al momento culmen de la obra. La tensión la consigue en base a las relaciones entre los diversos personajes de la novela.

En la película Alguno hombres buenos se llega a uno de los mejores clímax del cine cuando Tom Cruise se enfrenta en un juicio a Jack Nicholson y fuerza la situación hasta que consigue una confesión en un momento de altísima tensión.

En Drácula, en cambio, la tensión se logra gracias a varios elementos: por un lado, la separación temporal de los protagonistas; el hecho de que nos enteremos de lo que les ocurre por cartas, o por diarios. El trabajo del narrador en esta obra es excepcional y nos muestra claramente el estado emocional de cada uno de los personajes. Y, por supuesto, se consigue también gracias a la estupenda ambientación.

La tensión argumental y el ritmo narrativo

La tensión se relaciona estrechamente con el ritmo de la narración, es decir, con el modo en que el autor dosifica las piezas argumentales para no revelar demasiada información muy pronto o demasiado tarde. Saber proporcionar el grado de información adecuada en cada momento es la clave en este aspecto.

La tensión argumental está relacionada con el ritmo, de modo que cuando la tensión aumenta también aumentará el ritmo de la historia: habrá una mayor cantidad de acciones, normalmente, o se generará una atmósfera de ansiedad. En este punto es necesario recalcar la  importancia de la ambientación.

Para crear tensión argumental, abandona todo lo supérfluo.

Si lo que queremos es generar tensión, debemos centrarnos en lo realmente importante, desechar por completo todo lo que es superfluo, lo que no aporta nada a la historia, y centrarnos en la acción, los personajes o la atmósfera, dependiendo del elemento que hayamos elegido para crear esa tensión. Hay que abandonar elementos como descripciones innecesarias, diálogos que no aportan datos relevantes, etc.

En ocasiones, uno tiene la sensación de estar leyendo información repetida, o de que falta algo que nos impide seguir de forma adecuada el desarrollo de la acción. Cuando nos sentimos perdidos leyendo, o cuando tenemos la sensación de dèja-vu, de que el autor insiste demasiado, de forma innecesaria, en la descripción de un personaje, un entorno, una reflexión o una situación, significa en muchos casos que el autor no ha acertado en la cantidad de información argumental que presenta.

La tensión argumental es uno de los puntos que estudiamos en el Tema I, dedicado a la creación de emociones en la literatura, de nuestro Taller de Narrativa Avanzada.

Caja de Letras

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Logotipo Escuela Caja de Letras

Colaboramos con:

Colaboramos con Cursiva

Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

    Logotipo Escuela Caja de Letras

    Col·laborem amb:

    Colaboramos con Cursiva

    Subscriu-te a la nostra Newsletter!

    Pots rebre informació sobre les nostres activitats i cursos!

      Posa't en contacte amb nosaltres!

      C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
      info@cajadeletras.es

      Informació:

      © 2023 Caja de Letras

      Ir al contenido