Antonio Vileya

Tipos de corrección de texto, un menú muy especial

Estilo

«¡Media de ortotipo con una entera de estilo para la seis!», se alzó la voz del camarero que gestionaba los tipos de corrección de texto por encima del bullicio de cubiertos y carcajadas. Nunca has escuchado algo así mientras tomas un refrigerio en la tasca más concurrida de tu barrio. Estoy seguro. Sin embargo, un camarero y un corrector tienen en común más de lo que crees.

Somos —me refiero a los correctores, temed el día que me veáis avanzar hacia vosotros con una bandeja repleta de vasos y otros objetos frágiles— las personas encargadas de que tus deseos (ese plato suculento y humeante que imaginas en tu cabeza) lleguen hasta tu mesa sin percances. Limpio, perfecto; sabroso y sin pelos. Tal y como esperas. Aunque también tenemos mucho de cocineros, ya verás. Eso dependerá del tipo de corrección de texto que quieras encargar. Si no las conoces, ve tomando nota; ¡las podemos servir con diferentes salsas y guarniciones!

Para los más atrevidos: la corrección de concepto

Bien es conocido el apego que siente cualquier escritor o escritora por su criatura. Más aún si la ópera es prima. Es bella, es perfecta, está inmaculada. ¿Quién osaría decir que tiene errores, que cada línea no es la más alta expresión de la creatividad humana? Pues ahí estamos profesionales del lenguaje especialista en alguna materia: para tocarte los vocablos y corregirte con argumentos lingüísticos.

Este es el tipo de corrección de texto más exclusiva, porque es también el tipo de corrección más exhaustiva. Para encargarla, debes encontrar un profesional con experiencia, de quien te puedas fiar, porque no es barata. ¿Qué hace un revisor de contenido? Vigilar que lo que se quiere decir se diga de la forma correcta y esté al alcance de cualquier tipo de público. Esta corrección se aplica sobre todo en obras técnicas o científicas. Pero también se puede hacer sobre un texto literario.

¿Has escrito una novela histórica ambientada en el siglo XVI y quieres asegurarte de que en los diálogos se recree la forma de hablar de la época? Busca un corrector filólogo. ¿Crees que te has pasado con las teorías científicas sobre el bosón de Higgs en tu distopía sobre partículas elementales? Olvida al filólogo y busca al mejor corrector especializado en Física. ¿No estás seguro de que el asesino de tu novela procedural siga los cauces legales vigentes en España? ¡Necesitas a un corrector especialista en Derecho!

Ya puedes imaginar que esta exquisitez de plato se sirve con altas dosis de personalización, mucho tacto y ojo crítico. Por supuesto, aquí no escatimamos en reunir los ingredientes más exclusivos para que la experiencia gourmet sea idílica. Si quieres probar estos manjares, su precio puede ser muy elevado. Asegúrate de que tu bolsillo se lo puede permitir y de que la necesitas.

Para los más tímidos: la corrección ortotipográfica

Venga, admítelo. Todos hemos pasado por aquí. Como eres escritor, o al menos te gusta leer, amistades y familiares saben cómo sacar todo tu potencial: si el asunto es serio, tienes encomendada la noble misión de repasar cualquier texto antes de enviarse. No importa que sea una hoja de reclamaciones o la invitación de la boda de tu primo. Ahí estás tú, con el boli rojo en la mano, buscando tildes.

Algo así hacemos en la corrección ortotipográfica. Solo que, donde tú —con todo el respeto— sirves un vasito de arroz precalentado con kétchup y mucho amor, el profesional del lenguaje despliega un juego completo de cocinas, sartenes y ollas donde sofreír, hervir y preparar diferentes tipos de granos con las especias y condimentos más variados. No obstante, tranquilo: esta es la corrección que necesitas si quieres algo que deje tu texto presentable sin gastarte mucho dinero.

En la corrección ortotipográfica no solo repasamos tildes. Vigilamos si las cantidades se expresan con cifras o números, domamos a las salvajes mayúsculas. Y sudamos la gota gorda con la pesadilla de cualquiera que no domina la lengua con propiedad: los signos de puntuación. Sabemos cuándo una coma es obligatoria, opcional o incorrecta. Sabemos en qué momento de la oración hay que introducir un punto y seguido. Conocemos los usos de los símbolos y las abreviaturas. Si cuentas con un buen corrector ortotipográfico, puede que tu plato no tenga todo el sabor que debería, pero seguro que le entra por los ojos a cualquiera que se atreva a mirarlo.

Esta cocina es básica, necesaria para todo aquel que quiera leer sin acabar con grasas saturadas en cada forúnculo capilar. Limpiamos y seleccionamos la mejor ortografía para que tu texto cumpla con unos estándares mínimos de calidad. Una corrección ortotipográfica no puede darle sabor a tu novela, pero es un paso vital antes de que el plato salga de la cocina.

Recomendación de la casa: la corrección de estilo

Si me permite que le aconseje, pida la corrección de estilo. Las proporciones en este plato es una especialidad de la casa a un precio razonable. Le garantizo que dejará sus sentidos colmados. Hemos empezado a prepararle este plato desde el mismo momento en que escuchó el nombre de nuestra cocina por primera vez.

No hay nada como una buena y exhaustiva revisión lingüística del texto desde el punto de vista ortográfico, gramatical, léxico y textual-discursivo para llenar el estómago. ¿Ortográfico? Sí. ¿Qué sentido tiene revisar los tiempos verbales correctamente si después el texto está plagado de confusiones entre «b» y «v»? Por eso te la recomiendo: es la corrección ortotipográfica, pero más y mejor.

Aquí trabajamos con productos nacionales, recolectados de las mejores gramáticas y manuales de instituciones lingüísticas. Es un ajuste de sabores, en todas las líneas: verbos, orden de palabras, concordancias de género y número, sinónimos, impropiedades del lenguaje, anglicismos… Todo revisado cuidadosamente para que este plato sea uno que recuerde para siempre.

Sé que suena caro, pero no se preocupe. Su bolsillo puede soportarlo y le aseguro que no se arrepentirá de pedir este tipo de corrección de texto que todo el mundo debería probar al menos una vez en la vida.

Postres y otros tipos de corrección de textos: galeradas, compaginadas…

Si eres un autor novel, lo más probable es que te muevas entre nuestros dos platos principales (ortotipográfica y estilo) y nuestro plato más exótico (la revisión de contenidos). Sin embargo, si ya conoces las entrañas del mundo editorial, seguro que sabes que hay más tipos de corrección de textos: las galeradas y las compaginadas. Abra la boca de nuevo, señor, aquí viene el postre.

Las galeradas son un tipo de corrección que se ejecuta una vez el plato está maquetado, sobre la mesa. Toca pulir detalles: un poquitín de aceite para equilibrar los espacios entra palabras, un poco de sal para potenciar el sabor del conjunto y eliminar las erratas, invitar a los párrafos más sedientos a un poco de sangría… En resumen: revisar ortotipográficamente pero en un PDF en lugar de un documento de Word.

Para esto es indispensable la participación de nuestro chef invitado: el equipo de maquetación. Se encargará de enmendar todas las modificaciones de última hora cuando repase las notas y llamadas que dejemos en el documento PDF. Así que en estas correcciones hay que ser muy claro y conciso para que el pánico no cunda en la cocina. ¡Comunicación!

Una vez termina este repaso y nuestro chef amigo repasa la maqueta, toca hacer una última revisión: la compaginada. Esto es para los muy perfeccionistas, porque tendremos que volver a mirar que los epígrafes del interior del libro coincidan con los del índice, que las leyendas de las ilustraciones sean correctas, que los encabezados sean los que tienen que estar… La guinda de nuestra selecta y maravillosa carta de corrección.

Y eso es lo que tenemos para hoy en la carta de correcciones. Ten en cuenta las necesidades de tu texto y qué necesitas cuando vayas a contactar con un profesional de la lengua. Así que… ¿sabe ya qué tipo de corrección de texto va a tomar?

Antonio Vileya

Antonio M. Vileya Pérez (Sevilla, 1992) es filólogo hispánico y presta servicios editoriales a entidades de diversa naturaleza. Su vocación divulgadora lo ha llevado a formar parte del comité organizador del Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas y ser miembro activo de la asociación cultural Bibliofórum. Ha impartido cursos monográficos sobre fantasía, ciencia ficción, terror y novela negra en la Universidad de Sevilla.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Colaboramos con:

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

¡Contáctanos!

C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
info@cajadeletras.es

¡Información!

© 2023 Caja de Letras

Ir al contenido