Nieves Muñoz

Uso de las comas (o cómo ponerlas sin recurrir a los dados)

Ortografía y Gramática

Uso de las comas (o cómo ponerlas sin recurrir a los dados)

Y lo digo con conocimiento de causa. Yo también he colocado las comas donde intuía que había una pausa o cuando quería que el lector la hiciera. Pero, aunque los signos de puntuación se utilizan para crear ese «tempo», esa cadencia en la lectura, también sirven para una una buena comprensión de la misma y siguen ciertas normas.

En este artículo vamos a repasar el uso de las comas obligatorias, las que se deben poner sí o sí (y cuándo no hay que hacerlo).

¿Cuándo poner una coma?

Por regla general, la coma se usa para:

Delimitar elementos secundarios dentro de una oración (incisos). Es decir, delimita informaciones que explican o muestran detalles sobre la unidad principal.

Para asegurar el sentido correcto de una oración. Muchas veces, el lugar que ocupa una coma cambia completamente el significado de lo que leemos.

Separar unidades discursivas inferiores al enunciado (grupos sintácticos o elementos del mismo). Por ejemplo, en las enumeraciones, vocativos…

Para separar los decimales en los números escritos con cifras.

¿Cuándo no ponerla?

Nunca se debe romper la dependencia de los grupos sintácticos principales, aunque el lector tenga que hacer una pausa en la lectura. Por ejemplo: no se debe separar con una coma el sujeto del verbo (aunque el sujeto sea largo y se haga esa pequeña parada).

Pero vamos a profundizar un poquito más en esas reglas generales para el buen uso de la coma. Parece fácil, ¿eh? Pero, ¿quién no ha trastocado una coma de lugar?

En este primer artículo dedicado al uso de las comas, veremos dos de las normas que hemos enumerado antes.

¿Qué son los incisos?

Son expresiones (a menudo, oraciones independientes) que explican, rectifican o aportan elementos circunstanciales a lo dicho. Es decir, amplían la información al lector de una forma u otra.

Si aparecen intercalados en la oración, van entre comas. Cuando abren o cierran el enunciado deben ir aislados por una coma.

Tipos de incisos:

Aposiciones explicativas (un complemento del nombre que nos aporta información adicional, es decir, una aclaración al nombre).

Ejemplos:

María, la profesora de infantil, no ha venido a clase.

Han llegado a Cubillas, el pueblo de su tía.

Apodos o seudónimos (los que se pueden usar sin especificar el nombre)

Ejemplo:

Fernando Delgado, el Tuerto Pirón, fue un bandolero castellano. (Vemos cómo se puede usar indistintamente el nombre o el apodo sin que la frase pierda el sentido).

Oraciones explicativas (que añaden una información que no es imprescindible y que no restringen ni delimitan al sustantivo al que se refieren).

Ejemplo:

Luis puso su coche, que era un modelo antiguo, a la venta.

Sin embargo, si la oración es especificativa, es decir, restringe e identifica al sustantivo de alguna manera, no se pone entre comas: Luis puso el coche que era un modelo antiguo a la venta. (Ahí está especificando que, entre todos los coches, puso a la venta concretamente el que era un modelo antiguo).

Adjetivos explicativos (que pueden ser eliminados sin que el enunciado pierda su sentido).

Ejemplo:

Los estudiantes, aburridos, comenzaron a levantarse de las sillas.

Si el adjetivo restringe al sustantivo pasa lo mismo que en el punto anterior, va sin comas: Los estudiantes aburridos comenzaron a levantarse de las sillas. (Solo se levantaron los que estaban aburridos.)

Especificando el sentido correcto de la frase.

En algunas secuencias de palabras, la coma determina la función que estas desempeñan dentro de la frase y puede alterar completamente su significado. Eso pasa con los conectores discursivos (enlaces que ponen en relación, de alguna manera, la oración con el contexto que le precede): además, asimismo, ahora bien, sin embargo, no obstante, por el contrario, aún así, con todo (y con eso), así pues, por consiguiente, por lo tanto, es decir, o sea, por ejemplo, en definitiva, en primer / segundo lugar / por una / otra parte, por último, pues bien y otros similares.

Muchos de estos conectores son idénticos a otras estructuras que tienen una función distinta. Fijáos en cómo cambia el significado de la frase dependiendo del uso de la coma:

En cambio:

Le ofreció, en cambio, la fruta recolectada. (Por el contrario)

Le dio en cambio la fruta recolectada. (A cambio)

Así:

Así, consiguió lo que quería. (Por tanto)

Así consiguió lo que quería (De esta manera)

A propósito:

No se lo dijo, a propósito. (dicho sea de paso)

No se lo dijo a propósito. (Deliberadamente)

Puntuación de los conectores discursivos

Por norma general, los conectores discursivos se separan con comas como si fueran incisos dentro de la oración, es decir:

Si aparecen al principio, le sigue una coma. Ejemplo: Es decir, se llevó su merecido.

Si aparecen en medio, se sitúa entre comas. Ejemplo: Se cayó, mejor dicho, lo tiraron.

Si aparece al final, va precedido de coma. Ejemplo: Le dijo lo que pensaba, por cierto.

Peculiaridad: cuando los conectores van precedidos por un nexo subordinante (cuando, aunque, pero si) o de una conjunción coordinante (y/pero) también se escriben entre comas, pero si el sentido no se modifica, se pueden eliminar para evitar fragmentar demasiado la lectura.

Ejemplo: Y, sin embargo, te quiero (aunque como el sentido no se modifica se pueden eliminar las comas para facilitar la lecturae: Y sin embargo te quiero)

Sufría una lesión, pero, con todo y con eso, terminó la carrera (que se puede cambiar al no modificarse el sentido por: Sufría una lesión, pero con todo y con eso terminó la carrera).

¡El próximo mes continuaremos con el tercer punto!

¿Tienes dificultados con algún caso concreto? ¿Cómo podemos ayudarte?

Nieves Muñoz

1 Comentario

  1. Jorge Ávila

    En el caso de ampliar la información de un elemento de una lista; por ejemplo, se encuestaron a 1456 personas, de estas(,) 405 son mujeres y el resto, hombres. ¿Es correcto el uso de la coma entre paréntesis?

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Logotipo Escuela Caja de Letras

Colaboramos con:

Colaboramos con Cursiva
Colaboramos con Cursiva

Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

    Logotipo Escuela Caja de Letras

    Col·laborem amb:

    Colaboramos con Cursiva
    Colaboramos con Cursiva

    Subscriu-te a la nostra Newsletter!

    Pots rebre informació sobre les nostres activitats i cursos!

      Posa't en contacte amb nosaltres!

      C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
      info@cajadeletras.es

      Informació:

      © 2023 Caja de Letras

      Ir al contenido