30/01/2020

Autor del mes: Isaac Asimov

Isaac Asimov

Empezamos el año celebrando un aniversario; el del autor del que vamos a hablar este mes un poquito más. Sí, cien años cumpliría uno de los mayores divulgadores de la ciencia ficción, amigo de otro grande de estos menesteres  como Carl Sagan, quién no recuerda su “Cosmos”, y uno de los escritores del género más reconocidos. A estas alturas espero que sepáis quién es, si no, tan sólo hay que daros un nombre “Fundación”. En efecto, ese es, el gran Isaac Asimov. Vamos a por ello.

Isaac Asimov, el hombre

Исаáк Ю́дович Ози́мов  o Isaak Yúdovich Ozímov, así se llamaba nuestro autor. Isaac Asimov para los amigos y como habréis podido adivinar por su nombre, de origen ruso aunque nunca llegó a hablar su idioma de nacimiento, más concretamente de Petrovichi, a unos 400 km de Moscú, donde nació un 2 de enero de 1920. Sus padres, de orígenes judío-rusos, se trasladan a la ciudad de Nueva York cuando Asimov tan solo tiene tres años. Criado en el famoso barrio de  Broklyn, aprende a leer por sí mismo a los cuatro años. Era un auténtico auto didáctica tal y como defendía incluso en público. Mira esta entrevista donde lo deja claro.

Su niñez y juventud transcurre entre sus estudios y los trabajos que realizaba en las diversas tiendas de prensa y  golosinas que regentaba su padre en el barrio. Es en estas tiendas dónde descubre, entre las revistas que su padre vendía, la ciencia ficción, lo que le cautiva llevándole  a escribir en su adolescencia y comenzar a publicar sus relatos en las revistas “pulp” de la época a los diecinueve años. Asimov fue un adolescente acomplejado que apenas salía del barrio y carecía prácticamente de amigos fuera del círculo de emigrantes rusos que le andaban a la zaga en pobreza. Su inteligencia y la falta de habilidades sociales lo hacían un poco repelente y lo mantenía fuera de la órbita de amigos más allá de los de su clase  y sobre todo de las chicas.

En 1939 termina los estudios de bioquímica en la Universidad de Columbia y aunque intenta estudiar medicina, el rechazo de la institución neoyorquina donde lo intentó, vuelve a la universidad de Columbia para realizar un posgrado. Consigue trabajo como investigador químico en los astilleros hasta que termina la segunda guerra mundial. En 1948 consigue ser profesor asociado pero sin acceso a las aulas. Tras dejar de pagarle el salario en 1958 decide continuar como asociado ya que los ingresos que percibía por sus escritos le permitían vivir tranquilamente. En 1979 consigue que le ascendieran a profesor titular.

Contrae matrimonio en 1942 con Gertrude Blugerman, con la que tiene a sus dos únicos hijos y de la que termina separándose en 1973. Se dice  que un infarto acaecido en 1978, le termina provocando una operación cardiovascular en 1983 donde según las últimas revelaciones, se le realiza una transfusión de sangre infectada con el virus VIH, Sida, infección que le provocaría la muerte un 6 de abril de 1992.

Isaac Asimov, la persona 

Cuándo uno oye el nombre de Isaac Asimov, lo primero que te viene a la cabeza es “ese es escritor de ciencia ficción”. Pero Asimov fue muchos más que un escritor. Fue un humanista y un racionalista que se enfrentó a supersticiones y creencias infundadas. Progresista y partidario del Partido Demócrata, incluso documentos recientes desvelan que en la década de los sesenta Asimov es investigado por el FBI para comprobar si era un espía ruso como consecuencia de la aparición de su nombre en la lista que el Partido Comunista tenía en su poder y que a día de hoy no se sabe muy bien que hacía en ella.

La evolución en la personalidad de Asimov fue impresionante. Pasó de ser un chico solitario y carente de habilidades sociales que tan solo se relacionaba con otros chicos judíos afectados por la Gran Depresión – se bromea que a la primera mujer que le dio la oportunidad en una cita a ciegas le pidió matrimonio- a que el éxito le hiciera crecerse, obtener una seguridad tal que de no tener relación con mujer alguna pasó a todo lo contrario. Sus dos esposas  le pedían expresamente, que al menos fuera discreto.

La verdad es que tras unos personajes aventureros y viajeros intergalácticos, nos encontramos con una persona muy frágil y que incluso tenía miedo no solo a los viajes largos, si no un pánico tremendo a volar por no hablar de otras fobias que le acompañarían durante toda su vida.

Isaac Asimov, el escritor

Se estima que su obra supera los 500 libros al margen de otros trabajo que incrementan su lista bastante. Se le reconocen varias etapas a lo largo de su carrera. La primera de ella, quizá la más importante,  comienza cuando contaba diecinueve años con los primeros relatos publicados en las revistas “pulp” de la época, Astounding, escribiendo su primera novela en 1950 “Un guijarro en el cielo”. Esta etapa que terminaría hacia 1958, es la más prolífica en cuanto a libros se refiere, y sobre todo a la dedicación que le dio al género de Ciencia Ficción. De hecho es en estos años cuando escribe la que quizá sea su obra más destacada y conocida, la trilogía de novelas más conocida “Fundación” (1951, 1952 y 1953).

Isaac AsimovLo cierto es que las malas lenguas dicen que debe mucha de su fama a John W. Campbell, editor de la revista “Astounding”, al que le costó convencer para que publicara su primer relato. Además Campbell siguió durante años rechazándole textos y pidiéndole que mejorara los mismos. Algunos dicen que llego a identificarlo como su padre literario, de hecho se dejó moldear tanto por este que algunas de sus más famosas obras dicen fue más idea de Campbell que del propio Asimov, por ejemplo “Yo, robot” y la primera trilogía “Fundación” así como la idea de las tres leyes de la robótica.

Pero lo que no se le puede negar a este hombre es su constancia y disciplina a la hora de escribir. Le dedicaba ocho horas diarias de lunes a domingo, eso sí, siempre en espacios reducidos, pues su claustrofilia lo requería.  Asímov, en su siguiente etapa, se dedicó prácticamente a la divulgación científica. Era capaz de escribir de cualquier tema relacionado con la ciencia, sobre todo en astronomía y física, aunque la historia no se queda atrás ya que publica diversos trabajos que comienzan en la prehistoria y llegan hasta sus días.

De los premios no hablaremos, pues son muchos y siempre relacionados con la ciencia ficción, varios Hugos entre ellos. Por cierto, el gran Ridley Scott le dedica este programa que os recomiendo ver, dará respuesta a muchas preguntas.

Isaac Asimov, el cine y otros medios.

Y para terminar unas letras relacionadas con el cine. Como todo autor que se precie, las obras llevadas al cine de Asimov han sido  varias, por no hablar de su participación a otros niveles como la de asesor científico de la  película “Star Trek” el primer largometraje. Pero vamos a empezar con otro medio, la radio para deciros que aunque poco conocida, se realizó por la BBC una versión radiofónica de su “Fundación” en ocho largos capítulos, si os defendéis bien en inglés aquí tenéis el enlace.  En cuanto a cine qué decir, desde “Yo, robot” hasta “El hombre bicentenario”, pasando por series de televisión antiguas y recientes y la promesa de la adaptación al cine o tv de su obra magna “Fundación”. Incluso  el grupo musical “The Alan Parsons Project” le dedico e inspiró en su novela homónima el álbum “Yo, robot” (1977).

Y aquí lo dejamos pues hablar de Isaac Asimov no tiene fin.

Sed buenos y leed mucho.

Avatar
Acerca del autor:

Jesús Coronado nace un mes de octubre de 1961. Los libros caen en sus manos muy pronto por culpa de su madre, aunque en esto de escribir tarda algo más, unos cuarenta años. Asesor fiscal de profesión, utiliza la poesía y el relato negro para distraer su mente de los números y leyes que forman parte de su devenir diario. Le gusta leer todo tipo de géneros literarios, aunque siente predilección por la fantasía y la ciencia ficción. Algunos de sus escritos se encuentran en un pequeño blog que quisiera frecuentar más.

info@cajadeletras.es