Carlos Calleja

¿Cómo preparar una propuesta editorial?

Mercado Editorial

Hoy vengo a hablarte sobre cómo preparar una propuesta editorial, pues ha resultado ser un tema de interés para mucha gente. Como siempre, me gustaría recalcar que lo reflejado aquí es solo mi experiencia. Lo que a mí me haya podido funcionar quizás no lo haga siempre; cada manuscrito, cada propuesta y cada editorial son diferentes. Dicho esto, allá van algunos consejos.

¿Qué es una propuesta editorial?

Una propuesta editorial es un documento que se envía a las editoriales explicando los detalles más importantes de tu manuscrito. Se podría decir que es un resumen para que los editores vean, de un simple vistazo, lo que aporta tu proyecto.

¿Por qué es tan importante una propuesta editorial?

Porque hará destacar tu manuscrito entre los muchos que llegan a las editoriales. Los autores cada vez escriben más y mejor, y eso hace que muchos sean los que intentan publicar y pocos los elegidos que lo acaban consiguiendo. Hay que intentar captar la atención de los editores desde el primer momento y, para ello, nada mejor que una propuesta editorial atractiva.

¿Qué poner en una propuesta editorial?

Antes de nada, buenos días, como se suele decir. En las editoriales trabajan personas que leen muchos correos. Como en cualquier cosa de la vida, procura ser amable y educado.

En relación con esto, y antes de empezar, añado un documento que me ha parecido muy interesante. La entrevista sobre el enfoque editorial que le hacen en 30 Teclas por Hora (unos buenos amigos de Caja de Letras) a Pilar Márquez, editora de Ediciones El Trasbordador. Y, ahora sí, vayamos al lío.

Una presentación

Voy a aprovechar para ir mostrando lo que hice yo con La Siembra de Plata, la novela que acabo de publicar con Ediciones Valhalla. En la primera página, como puedes ver, solamente puse el título de la novela y mi nombre. La biografía la tenía preparada en otro documento de Word aparte, que solía adjuntar en el correo en el que me presentaba.

Preséntate y aporta algo de tu información personal más relevante: tu nombre, tu edad, de dónde provienes (que se vea que eres de carne y hueso)… Una vez presentado, escribe algunas líneas sobre tu experiencia dentro del mundo literario, sin llegar a convertirlo en una chapa presuntuosa. ¿Cuáles son tus logros? ¿Has publicado alguna novela antes? ¿Con qué editorial? ¿Has ganado algún certamen literario? Con esto, el editor, de alguna manera, te está calibrando. Una editorial muy pequeña no podrá satisfacer las demandas de un fuera de serie, así como una editorial muy grande no prestará atención a alguien que da sus primeros pasos. Ah, otra cosa. No te olvides de poner el título de tu obra. Siempre es buena idea que el editor sepa de qué le estás hablando.

Briconsejo: Tómate un minuto para dar el mimo que se merece la persona que está al otro lado. No copies y pegues el correo que has mandado a la editorial A para enviar tu manuscrito a la editorial B (que resta muchos puntos). Siempre es interesante poner algo que demuestre un mínimo interés por el trabajo que hacen los editores: un saludo personalizado, mencionar un detalle de la editorial o una de sus líneas de publicación, una presentación en la que coincidisteis, etc.

Una vez que te has presentado y todo el mundo sabe de lo que estás hablando (tu manuscrito), es positivo que lo desgranes. ¿Qué es lo primero que tú preguntas cuando te hablan de una novela? El género y el estilo; si es muy tocha (número aproximado de palabras), o si es autoconclusiva, o si forma parte de una trilogía… Para las editoriales es clave también identificar el público objetivo al que va dirigida, esto es, ¿a quién le podría interesar tu novela? Aprovecho para recordarte que debe ser una de las primeras cosas en las que pensar antes de escribir una sola palabra.

En esta segunda página yo también aproveché para incluir alguna frase chula del libro. La idea es permitir al editor conocer el tono y el estilo en que está escrita la novela.

Una estructura

Ha llegado el momento de hablar un poco de la estructura. En tu propuesta editorial debes incluir cómo está construida tu novela. Cuántos capítulos tiene y qué longitud aproximada tiene cada uno de ellos. Qué narradores has escogido y por qué (escoger bien el narrador o los narradores es de las tareas más complicadas de una obra). Cuántas líneas temporales tiene. Si el final es circular, etc.

En mi caso, utilicé cuatro narradores: tres en tercera persona y uno en primera (porque quería escuchar sus emociones y su monólogo interior).

Otra cosa que no puede faltar en la propuesta editorial es el tema de tu novela. ¿Cuál es esa gran idea que controla la novela? ¿De qué va tu manuscrito? ¿Amor, amistad, traición, muerte, tristeza, venganza, odio? En La Siembra de Plata yo hablo de amistad y de traición. De injusticia, de idealismo y de lealtad.

Una sinopsis

Nos acercamos al final, quizás a la parte más complicada. La temida sinopsis. Cuando un libro nos llama la atención, ¿qué es lo primero que hacemos? Leer la sinopsis. Por tanto, no puedes olvidarte de incluir la tuya. Aunque no sea la definitiva, pues luego se trabaja con el editor, sí que conviene esforzarse para hacer algo decente. Recuerda que estás intentando cautivar.

La última sección de mi propuesta editorial consta de tres partes. La primera es un extracto de la primera página de la novela. Después incluí una sinopsis al uso. Tampoco te calientes, unas 100 o 200 palabras como mucho (si eres de los que ahora mismo tiene el ceño fruncido, aquí te dejo esta entrada: ¿Cómo escribir los números?).

Si no sabes cómo hacerla (la sinopsis, me refiero), lo mejor es que estudies las que incluyen obras similares a la tuya (del mismo género y estilo, claro. No copies una sinopsis de romántica si estás escribiendo grimdark).

Briconsejo: Evita las preguntas retóricas del tipo «¿Lograrán los héroes conquistar la fortaleza?». Son muy típicas, en realidad no funcionan.

Si quieres más información sobre esto, no dudes en escuchar este programa del podcast de 30 Teclas por Hora: Cómo no escribir una sinopsis.

Por último, volviendo a mi caso, yo escogí añadir otra frase que tuviera fuerza (aunque esto es totalmente optativo): «¿Quiénes son los dioses para elegir a quién amamos?». Con ello buscaba un gancho con el editor, que la cabeza se le llenara de preguntas interesantes y decidiera echarle una ojeada al manuscrito.

Nunca podemos saber cuánto pueden deberle algunas novelas publicadas al trabajo de presentación que hicieron sus autores, pero, en mi opinión, esta es la principal tarjeta de presentación de la que disponemos. Dedícale tiempo, trabajo y seriedad. Estamos hablando de nuestra profesionalidad.

Ahora sí, hemos llegado hasta el final. No obstante, antes de despedirme, quiero que le eches una ojeada ahora a las imágenes que he escogido para ilustrar mi propuesta. La trama de mi novela discurre en una ciudad medieval, una ciudad oscura y algo sucia. Las imágenes de la propuesta editorial también son revelantes, también transmiten información. Incluso las letras que escogí llevaban algo de gris para acercarme al color de la plata (escoged colores que no os hagan perder legibilidad, por favor). Todos los elementos (hasta el tipo de letra) tienen que estar en armonía con tus escenarios, el tema y el mundo de tu novela.

Espero que todo esto te haya ayudado. Puedes encontrar información mucho más extensa (a mí me sirvió de mucho) en el enlace del blog de Lucía G. Sobrado: ¿Cómo preparar una propuesta editorial?

Como siempre, gracias por llegar hasta aquí. Espero que te haya servido de ayuda. Si tienes cualquier duda, consulta o pregunta, puedes contactar conmigo en: carloscallejaescritor@gmail.com. También a través de Twitter (@callejaescritor). Y, mejor que esto, no os perdáis el resto de maravillosos artículos que escriben mis compañeros y mis profesores en Caja de Letras (@CajaDLetras).

Carlos Calleja

Para los que no me conocéis, me llamo Carlos Calleja. Soy de Madrid, nací en 1980 y esta es mi primera colaboración con Caja de Letras. Espero que no sea la última. La familia me ha acogido de maravilla desde el principio y espero quedarme en ella mucho tiempo. Si tenéis cualquier tipo de duda, consulta o pregunta podéis contactarme en carloscallejaescritor@gmail.com y seguirme en Twitter (@callejaescritor).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Logotipo Escuela Caja de Letras

Colaboramos con:

Colaboramos con Cursiva

Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

    Logotipo Escuela Caja de Letras

    Col·laborem amb:

    Colaboramos con Cursiva

    Subscriu-te a la nostra Newsletter!

    Pots rebre informació sobre les nostres activitats i cursos!

      Posa't en contacte amb nosaltres!

      C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
      info@cajadeletras.es

      Informació:

      © 2023 Caja de Letras

      Ir al contenido