15/06/2020

Diez maneras de evitar el infodumping

evitar el infodumping

En mi anterior entrada ya os adelanté este tema, así que lo prometido es deuda. Pero antes de darle a mis diez consejos para evitar el infodumping...

¿Qué es y por qué deberíamos evitar el infodumping?

Básicamente es una mala práctica que consiste en proporcionarle al lector un exceso de información que puede llegar a ser abrumador (le lanzamos un millar de datos), aburrido (dichos datos son irrelevantes para la trama o el contexto) o incluso es posible que lo saquemos completamente de la lectura (además, se nota que van dirigidos al él). Todo mal.

Consejo aleatorio: Si la información que ofreces no se corresponde con lo que está ocurriendo en ese mismo momento, atento, pues es probable que sea infodumping.

1) El protagonista es inexperto

Este es el truco mas viejo, clásico y típico para evitar el infodumping, pero lo cierto es que funciona como un tiro. Cualquier protagonista que haya sido sacado de su zona de confort necesitará aprender nuevas habilidades para superar los obstáculos que se le presentarán a lo largo del libro. Así pues, al lector le resultará natural que el protagonista haga preguntas, acuda a un mentor o que el resto de personajes le expliquen de que va el tema. Cualquier historia que incluya un Viaje del Héroe podrá echar mano a este recurso. De verdad, no temáis usarlo; Harry Potter y Luke Skywalker, entre otros miles, dan su aprobado a este tip.

2) Un secundario entra en escena

Esta es una versión light y sin cafeína del punto anterior. Supongamos que nuestros protagonistas ya dominan el contexto de la historia. Por ejemplo, son veteranos de guerra en el ejército. Si ponemos en su boca explicaciones de cosas que para ellos son obvias, el lector sospechará que estamos haciendo trampas. Sin embargo, si introducimos un personaje secundario inexperto a la ecuación el problema se arregla. Personalmente esta técnica la he trabajado un par de veces y funciona muy bien. Permite hacer exposiciones sutiles. Además, como el personaje preguntón es un secundario podemos apartarlo del foco cuando queramos.

3) El protagonista es nuevo en el mundo

Infodumping
La policía literaria opina que el infodumping es como volcar chatarra: ruidoso y llamativo, pero un montón de basura, al fin y al cabo.

Por el contrario, esto es una variante extrema del primer punto. El protagonista vive en un mundo ordinario y de pronto conoce otra realidad extraordinaria, ajena tanto para él, como para el lector. De la mano de los protagonistas el lector irá descubriendo todas las maravillas que le tenemos preparadas, reforzando la empatía hacia los personajes, que son tan novatos como ellos. Es un viaje mucho mas íntimo y lógicamente solo lo puedes usar si en tu novela hay una ruptura brutal de la normalidad (fantasía, ci-fi, en general). Además, en este caso hay aún mas manga ancha a la hora de soltarle datos a los protagonistas.

4) Dos personajes se conocen o se habla de un tercero

Dos amigos de toda la vida hablan dando un millón de cosas por hecho, sin embargo, si dos personajes que no se conocen chocan, la información que vaya de una dirección a otra también pasará por el lector. Además este recurso puede dar mucho juego, ¿y si los personajes no se fían entre ellos? ¿Y si son mentirosos? Lo mismo ocurre cuando se habla de un tercero pero además aquí tenemos el valor añadido de que no solo le estamos dando al lector información sobre dicho personaje y el mundo que lo rodea, también le estamos añadiendo empaque y varias capas de misterio (siempre y cuando sea nuestra intención, claro).

5) Entradillas en los capítulos y 6) Elementos externos a la obra

Brandon Sanderson evitar el infodumping
Aquí tenemos a Sanderson enseñando a evitar el infodumping. Adoradlo.

He agrupado estos dos consejos para evitar el infodumping porque creo que son casi lo mismo. Estamos hablando de añadir un pedazo de «fuera» de la propia historia a la novela. Por ejemplo, un recorte de periódico, canciones del mundo, fragmentos de bestiaros, etc.

Ejemplo: En el cuarto libro de la saga de Geralt de Rivia, el capítulo donde aparece por primera vez un unicornio viene introducido por una entrada del bestiario sobre dicha criatura.

Consejo aleatorio: Bien usados estos elementos son muy evocadores, pero el índice de lectores que se los saltan es muy alto.

Nota: Si a alguien le ha llamado la atención la foto de Sanderson, aquí os dejo un link a su clase sobre el infodumping. Canela en rama.

7) Pérdida de memoria

Personalmente me parece un recurso terrible para justificar el infodumping, pero supongo que hay maneras de hacerlo. He buscado y en Las estrellas son Legión, Kameron Hurley lo usa bien. Por lo visto, un personaje llamado Zan se despierta,malherida y amnésica. Su viaje de redescubrimiento es el también el nuestro, y por fuerza incluye bastante exposición. La gracia está en que no todos los personajes son sinceros con ella… pero no he querido indagar mas, pues es uno de los libros que está en mi terrible y kilométrica Pila de Pendientes.

8) El método Malaz como herramienta para evitar el infodumping

Esto sería
El infodumping no es exclusivo de la Ci-Fi o la novela fantástica.

El método Malaz básicamente es un: «JAJA, te jodes». No voy a explicarlo, pues nuestro experto en temas Malazanos ya lo tratará en su momento (Lo que aprendí de la saga de Malaz).

9) Mediante las acotaciones de los personajes

Es decir, usar las acciones y reacciones de los personajes como medio para lanzar información al lector. Por ejemplo, en vez de describir un personaje que mide un metro, podemos mostrar como agarra una silla para alcanzar un libro en una estantería. Otro ejemplo muy interesante lo tenemos en Un Estudio en Esmeralda de Neil Gaiman (Lo reseñé aquí), donde la autopsia que le realiza el protagonista a un cadáver nos revela que estamos en una realidad alternativa donde los Primigenios Lovecraftianos vinieron, vieron y vencieron. El relato es maravilloso, por cierzo.

—Mi señor, estáis sangrando.
—Poca cosa —dijo la voz tras el yelmo—. Fue peor cuando perdí la oreja

10) El Ladrillo Inevitable: cuando no se puede evitar el infodumping

A veces ocurre que por muchos malabares que hagamos o herramientas que saquemos del cajón, no queda otra que soltar un ladrillo. No pasa nada. A todos nos ha ocurrido. Dos o tres líneas de infodumping puro no agotarán al lector, pero si la exposición se nos alarga lo que recomiendo es intercalar la información con acciones de los personajes. Cuando describas un lugar puedes hacer que los protagonistas interactuén con éste o se muevan por él. El volcado de información (recuerden el camión de la chatarra de antes) debe ser lo mas orgánico posible. Otro truquillo que funciona bien es interrumpir un ladrillazo con un breve diálogo entre los personajes. (Obviamente tiene que estar relacionado con lo que estas exponiendo).

Y con este último tip, que sería el mal menor, terminan mis consejos para evitar el infodumping. No me quiero despedir sin pediros que si alguien conoce una buena traducción para el término, que me la deje en la caja de comentarios. Se lo agradeceré eternamente.

Hasta entonces, nos leemos.

Borja Alonso
Acerca del autor:

Borja Alonso (Remolinos, Zaragoza, 1989) se define como el auténtico fracaso renacentista. Químico, nutricionista, polifriki y cocinero; todo regulero y nada bien. En sus ratos libres escribe en Cajadeletras y Relatosymentiras, y a veces, la gente le lee. Primer premio en Diversidadliteraria (Antología de primavera, 2018), Librería París (Navidad, 2019) y FreakCon (Relatos de fantasía, 2020). Ejerció de Community Manager de Magic: The Gathering, y, si el coronavirus quiere, en Junio publica la primera parte de la trilogía «De Villanos y Ladrones»

info@cajadeletras.es
1