Pau Ferrón

En defensa del infodumping

Estilo

El infodumping es la sobreinformación de detalles del worldbuilding (o la documentación) que un autor expone en su novela, llegando a ser molesto e irrelevante a la trama (si quieres más información usa este enlace). Hace falta un poco de contexto para saber por qué narices decido escribir (algunos dirán confesar) mis extrañas sensaciones y por qué salgo en defensa del infodumping.

NOS VA EL INTERCAMBIO

Si no conocéis a Alejandro Marín echad un ojo a sus artículos. Es todo un experto en las novelas de Steven Erikson (Malaz) y colaborador de este mismo blog. Pues bien, Alejandro y yo hicimos un intercambio de libros, mientras nos beteábamos el uno al otro (estas cosas entre compañeros de caja de letras son normales).  Alejandro me instó a leer el octavo libro de Malaz: El libro de los caídos. Una saga que suelo llamar el BDSM de la literatura, ya que sufres al leerlo, pero te gusta. Yo le recomendé “La estación de la calle perdido” del siempre increíble y musculado China Mieville.

Empezamos las lecturas dejando alegres (y no tan alegres) notas en nuestros respectivos manuscritos digitales. Y Alejandro (y alguno más) empezaron a crujirme con notas que iban progresando en intensidad:

Creo que esto es un poco infodumping

Más infodumping

Infodumping

INFODUMPING

¡INFODUUUUUUUMPING!

Así que ahí estaba yo, tomando nota, evaluando si era información relevante o no; si tenía alguna incidencia en la trama, si el discurso se veía forzado. Porque si alguien se molesta en dar su opinión en un proceso de beteo, lo mínimo que se merece es tenerla en cuenta. Y, mientras llevaba a cabo este proceso, Alejandro empieza a comentarme qué le parece “La estación de la calle perdido”. Su respuesta me deja meditando un buen rato: Me dice que le parece que en este libro, China Mieville frena y enlentece la narración haciendo mucho infodumping.

¿Espera? Este es uno de los libros que más he disfrutado. El libro que me dio a conocer a uno de mis tres autores favoritos. ¿Y me dices que te hace infodumping?

¡Me cago en Alejandro y en todos los Ascendientes de Malaz!

O ese fue mi primer impulso. Pero el muchacho es majo y, además, bastante sensato hablando de libros, así que me paré y medité un poco. Llegué a una conclusión. Una de las cosas con las que más disfruto de Mieville es lo ricos y diferentes a lo habitual que son sus mundos, tan bizarros que, invariablemente, si no te los explica, pierdes detalle. Las partes del libro que yo más había disfrutado le parecían aburridas y las consideraba como infodumping.

Solo había una manera de entenderlo: buscamos y disfrutamos de distintas cosas en un libro.

LA REALIDAD DEL INFODUMPING

Hay una verdad incuestionable; la exposición de información en un libro siempre tiene un efecto negativo en su ritmo. Ya sean descripciones, explicaciones sobre la geografía, las sociedades, la economía o la historia del mundo. Ya sean datos verídicos (en el caso de una novela histórica) o puro worldbuilding. Y, en la medida en la que más irrelevantes sean estos datos para la historia que estamos contando, menos sentido tendrá su presencia para el lector.

Ahora bien, no todos los lectores son iguales, algo que no debemos olvidar. Del mismo modo que a algunos, como Alejandro, una dosis alta de información sobre el mundo y el contexto puede resultarles innecesaria e, incluso, pesada, a otros, como yo mismo, puede gustarles. Depende de lo interesante que sea esa información, de lo mucho (o poco) que estimule la imaginación del lector, de la brevedad y agilidad con la que se exponga, etc.

EN DEFENSA DEL INFODUMPING

Me gustan los libros que me desgranan un gran mundo lleno de peculiaridades.  Aunque el autor se permita divagar un poco, aunque la relevancia de esos datos para la trama sea relativa, aunque eso provoque que la narración se detenga, gozo con esas pinceladas que me muestran peculiaridades, que colorean mi imaginación.

Es una manera de entender, no solo el mundo, sinó la mente del autor. Descubrir la manera en que se ha sumergido en su propia creación. Cada píldora es una ventana a lo que el autor considera importante en la novela y entronca, de manera directa, con lo que considera importante en la vida real.

Admiro la habilidad para decorar el escenario, para dotar de fuerza los trasfondos de un personaje, enriquecidos con detalles que, si bien no son clave para la trama, te hacen enlazar con el sinfín de otras historias que podrían ocurrir en el mismo mundo si el autor quisiera tirar del hilo. Una pequeña ventana abierta que te enseña una miríada de posibilidades.

Me gustan cosas que pueden no gustarle a un compañero del que respeto su opinión como escritor y lector.

Y no pasa nada.

PERO YO NO SOY CHINA MIEVILLE

Tiendo a excederme con la información en las novelas. Quizá sea por la influencia del rol, que me lleva a pensar en preguntas que me harían mis jugadores si les dejara libres por el mundo. Me entretengo tomando anotaciones sobre datos parcialmente irrelevantes en una novela. Tal vez sea simple imitación inconsciente, ya que es habitual que tus lecturas permeen tu estilo.

No soy China Mieville, eso es una obviedad, y después trabajar un poco en la novela, (que prácticamente tengo que reescribir) admito que gran parte de las anotaciones sobre infodumping son acertadas, ya sea porque la información resulta molesta o es irrelevante para la trama. China, en cambio, logra encontrar el equilibrio que yo busco, entre ofrecer esa ventana a su mundo (y a él mismo) y no frenar por completo la trama.

Aun así, cuando acabe la novela posiblemente a los betas les siga pareciendo excesivo, pero me daré por satisfecho si a algún lector que ame a China Mieville, le resulta interesante.

Pau Ferrón

Pau Ferrón Gallegos nació en 1981 en la ciudad de Barcelona. Se inició pronto en la lectura cuando su padre, harto de que a su hijo le costase dormir, le dio varios volúmenes de Julio Verne en los que encontró su amor por los libros. Desde entonces estos siempre le han acompañado y ha arañando tiempo para leer; con predilección por la fantasía, la ciencia ficción y el terror. Desde joven empezó a trastear con la creación de mundos de ficción y a pensar sus propias historias para juegos de rol; así que era cuestión de tiempo que combinara estas capacidades para empezar su propio camino literario formándose en la academia “Caja de letras”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Logotipo Escuela Caja de Letras

Colaboramos con:

Colaboramos con Cursiva

Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

    Logotipo Escuela Caja de Letras

    Col·laborem amb:

    Colaboramos con Cursiva

    Subscriu-te a la nostra Newsletter!

    Pots rebre informació sobre les nostres activitats i cursos!

      Posa't en contacte amb nosaltres!

      C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
      info@cajadeletras.es

      Informació:

      © 2023 Caja de Letras

      Ir al contenido