Cristina Ruiz Gallardo

Poetas y novelistas

Géneros

 Hace poco os hablaba de cómo Instagram ha puesto de moda la poesía y, además de dar cabida a nuevas voces, ha recuperado las obras clásicas y contemporáneas de este género literario. Algunos lectores habituales de novela han descubierto que sus autores favoritos, además de novelistas, también son excelentes poetas.

 ¿Poesía o prosa? Poesía y prosa

Es mucho más habitual de lo que parece que un escritor cultive varios géneros literarios, aunque pueda ser más conocido por uno de ellos. Así, algunos y algunas novelistas muy populares de nuestro panorama literario nacional son también autores de poesía, como, por ejemplo: Alejandro Palomas, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 2016 por su novela Un Hijo; Benjamín Prado, que compagina la poesía con la novela negra, al igual que Carlos Zanón; Ana Merino, que ganó el Premio Nadal en 2020 con su primera novela, El mapa de los afectos; Elvira Sastre, uno de los estandartes más jóvenes de la poesía española del siglo XXI, ganadora, también con su primera novela, Días sin ti, del Premio Biblioteca Breve en 2019.

Esto no es algo nuevo. A lo largo de la historia de la literatura, muchos han sido los escritores que han compaginado la poesía y la prosa en su obra, como Miguel de Cervantes, William Shakespeare, Edgard Alan Poe, Emilia Pardo Bazán, Rosalía de Castro, Gustavo Adolfo Bécquer, Jorge Luis Borges, James Joyce, Julio Cortázar, Miguel de Unamuno, Mario Benedetti, Silvia Plath, Marguerite Yourcenar o José Saramago, por citar a algunos de los más conocidos.

¿Qué hace de un poeta un buen escritor de prosa?

Pues lo que hace el poeta, fundamentalmente, es sacarle el máximo partido a la herramienta básica de un escritor: el lenguaje.

A la hora de narrar es importante conseguir que el lector quede atrapado en el texto, que quiera seguir leyendo, y no basta con que los personajes sean interesantes o la historia original, también es muy importante que esté bien escrita.

Cuando se escribe un poema es básico elegir muy bien las palabras, porque todas y cada una de ellas cuentan. En un texto tan breve, no hay forma de disimular la mala elección de un sustantivo o de un verbo, por lo que el autor ha de dominar perfectamente el vocabulario con precisión extrema.

Los poetas tienen una forma especial de mirar el mundo. Son muy observadores, reparan en los detalles más pequeños, los atrapan y destilan de ellos, como expertos perfumistas, toda la esencia, de la forma más condensada y mínima.

Es obligatorio, además, colocarlas, en el orden adecuado para lograr expresar con exactitud el mensaje que se quiere transmitir. A fin de cuentas, un poema nos cuenta una historia, ya sea completa o la captura de un solo instante.

Esa necesidad hace que el poeta tengan un vocabulario muy amplio, rico y preciso, algo que aplican también en sus textos en prosa. Además, la economía de lenguaje aprendida y desarrollada en la poesía, hace que eviten los párrafos “de relleno”, tan habituales en muchas novelas.

Al narrar, el poeta busca también la eufonía dentro del texto, un sonido agradable de las frases a los oídos del lector.

Utilizan en su narrativa figuras retóricas, lo que enriquece el texto dándole mayor belleza estilística. Permíteme que lo ejemplifique con una de mis frases anteriores:

destilan de ellos, como expertos perfumistas, toda la esencia, de la forma más condensada y mínima”.

Podría haber dicho: “narran de la forma más concreta posible” o “dicen lo máximo con las mínimas palabras”, pero, en su lugar, he elegido una comparación que resultara eficaz y evocadora, a la hora de describir el proceso de concreción de un hecho en pocas palabras, imaginando al poeta como un perfumista decimonónico (los del siglo XXI no son tan evocadores), destilando en sus alambiques de cristal la esencia de las palabras.

Si escribes poesía y te tienta la prosa, ya lo sabes, tienes herramientas muy valiosas en tu poder. Si quieres cultivar ese poeta que llevas dentro y, de paso, dotar de más recursos a tus narraciones, no dudes en apuntarte a nuestro curso de Poesía Online. ¡Te esperamos!

Cristina Ruiz Gallardo

Cristina Ruiz Gallardo es Licenciada en Filología Hispánica (Universidad de Barcelona) y está cursando un doctorado en dramaturgia del Siglo de Oro español, que compagina con la docencia y la creación literaria. Ha publicado un poemario, Mi amor de invierno, y dos novelas cortas, A Contratiempo y La rebelión de las luciérnagas. Actualmente está ultimando un nuevo poemario y varios proyectos, entre ellos la que será su primera novela juvenil.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Logotipo Escuela Caja de Letras

Colaboramos con:

Colaboramos con Cursiva

Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Puedes recibir información sobre nuestras actividades y cursos!

    Logotipo Escuela Caja de Letras

    Col·laborem amb:

    Colaboramos con Cursiva

    Subscriu-te a la nostra Newsletter!

    Pots rebre informació sobre les nostres activitats i cursos!

      Posa't en contacte amb nosaltres!

      C/San Florencio, nº 6, 1ºA, 41018, Sevilla
      info@cajadeletras.es

      Informació:

      © 2023 Caja de Letras

      Ir al contenido